Enfoque metodológico

Nuestro modelo educativo está basado en las neurociencias, la pedagogía y la psicología. Desde las neurociencias tomamos la comprensión de cómo aprende nuestro cerebro y como sucede un aprendizaje significativo, además de tener en cuenta los procesos de desarrollo y maduración de habilidades sensoriales, cognitivas y socioemocionales necesarias para que se puedan desplegar las habilidades académicas, que cada una de nuestras acciones pedagógicas propende desarrollar y fortalecer. 

La pedagogía aplicada dentro de nuestra dinámica enseñanza-aprendizaje, incentiva la acción orientadora y acompañante del docente, donde el estudiante construye sus propias experiencias de aprendizaje, que luego son moldeadas en conjunto con el docente, buscando que cada estudiante resignifique los contenidos académicos a una aplicación en la vida diaria. 

Por su parte, la psicología nos brinda herramientas para fortalecer la inteligencia emocional necesaria para generar bienestar emocional en nuestra comunidad, desde una conciencia en el aquí y el ahora, que facilite una conexión emocional genuina en cada uno de los roles que acontecen en nuestra institución. 

Generamos EXPERIENCIAS SIGNIFICATIVAS que transforman y potencializan el conocimiento y las habilidades académicos de nuestros estudiantes a través de cuatro fases:

Fase 1

Despertar el interés y motivación

Las evidencias desde las neurociencias indican que, para hablar de experiencias significativas, se debe despertar el interés y la motivación por aprender. De este modo, conectar las experiencias de aprendizaje con las emociones resulta nuestro primer objetivo, pues cuando se genera una conexión genuina entre el docente y el estudiante, resulta natural disponer nuestra mente y cuerpo para aprender. Entonces, se requiere desplegar las ventanas del interés del estudiante, para despertar su motivación a un nuevo aprendizaje, esto lo hacemos por medio del planteamiento de hipótesis, buscando que cada estudiante conecte sus conocimientos previos que trae del contexto y sus experiencias personales, con los preconceptos que tiene al momento de lanzar una serie de hipótesis sobre ese nuevo conocimiento que va a transformar.
Fase 1

Estimulación de canales sensoriales

Preparar los canales por los cuales ingresará la información que presenta el docente es indispensable para garantizar que dicha información ingrese a nuestro cerebro de forma organizada y dispuesta para ser codificada por las áreas encargadas del proceso. A través de múltiples actividades sensoriales que activan todos los sentidos y realizan el alistamiento para recibir un nuevo aprendizaje, logramos que el estudiante abra todos sus canales sensoriales y este verdaderamente receptivo para un nuevo aprendizaje. Resulta primordial el trabajo sobre la conducta motora, habilidades sensoriales y perceptuales.

Fortalecimiento de habilidades cognitivas

Posterior a la fase 1 y 2, donde el estudiante resulta ser el centro del proceso, en esta fase el docente toma un rol más activo, donde además de ser orientador, se convierte en guía y modelador en la construcción del aprendizaje. En esta fase es donde se lanza el contenido del tema que han venido trabajando los estudiantes en fases anteriores. Es aquí en donde el estudiante esta ya listo para recibir, asimilar, comprender y aplicar el nuevo conocimiento. Es en ese saber hacer, en donde se transforman y generan aprendizajes significativos. En muchos casos, factores cognitivos aun inmaduros impiden que ese nuevo aprendizaje sea asimilado y aplicado, por ello resulta necesario dentro del proceso fortalecer las habilidades cognitivas como atención, concentración, memoria, lenguaje y funciones ejecutivas, de acuerdo con el ritmo individual de aprendizaje.

Retroalimentar, fortalecer y potencializar habilidades

Solo evaluando podemos poner en contexto ese aprendizaje. Cuando aplicamos lo que aprendimos, podemos concluir que hemos avanzado en el proceso de cada estudiante. La evaluación permite en esta fase retroalimentar el planteamiento de la hipótesis inicial de cada estudiante. Además, permite fortalecer, optimizar, mejorar y transformar las estrategias pedagógicas y didácticas empleadas por el docente, para reformular lo necesario e iniciar con el objetivo del aprendizaje siguiente. En esta fase, se realiza un acompañamiento personalizado a los estudiantes que por diversos factores les ha costado decodificar el nuevo aprendizaje y aplicarlo a su contexto inmediato. Es entonces, cuando el docente de una manera significativa plantea micro objetivos que se liguen al ritmo de aprendizaje de estos estudiantes, buscando que ellos logren alcanzar sus objetivos a través de lo que se les facilita hacer y así, transformar las debilidades en fortalezas.
Fase 1. Despertar el interés y motivación

Las evidencias desde las neurociencias indican que, para hablar de experiencias significativas, se debe despertar el interés y la motivación por aprender. De este modo, conectar las experiencias de aprendizaje con las emociones resulta nuestro primer objetivo, pues cuando se genera una conexión genuina entre el docente y el estudiante, resulta natural disponer nuestra mente y cuerpo para aprender. Entonces, se requiere desplegar las ventanas del interés del estudiante, para despertar su motivación a un nuevo aprendizaje, esto lo hacemos por medio del planteamiento de hipótesis, buscando que cada estudiante conecte sus conocimientos previos que trae del contexto y sus experiencias personales, con los preconceptos que tiene al momento de lanzar una serie de hipótesis sobre ese nuevo conocimiento que va a transformar.

Fase 2. Estimulación de canales sensoriales

Preparar los canales por los cuales ingresará la información que presenta el docente es indispensable para garantizar que dicha información ingrese a nuestro cerebro de forma organizada y dispuesta para ser codificada por las áreas encargadas del proceso. A través de múltiples actividades sensoriales que activan todos los sentidos y realizan el alistamiento para recibir un nuevo aprendizaje, logramos que el estudiante abra todos sus canales sensoriales y este verdaderamente receptivo para un nuevo aprendizaje. Resulta primordial el trabajo sobre la conducta motora, habilidades sensoriales y perceptuales.

Fase 3. Fortalecimiento de habilidades cognitivas

Posterior a la fase 1 y 2, donde el estudiante resulta ser el centro del proceso, en esta fase el docente toma un rol más activo, donde además de ser orientador, se convierte en guía y modelador en la construcción del aprendizaje. En esta fase es donde se lanza el contenido del tema que han venido trabajando los estudiantes en fases anteriores. Es aquí en donde el estudiante esta ya listo para recibir, asimilar, comprender y aplicar el nuevo conocimiento. Es en ese saber hacer, en donde se transforman y generan aprendizajes significativos.
En muchos casos, factores cognitivos aun inmaduros impiden que ese nuevo aprendizaje sea asimilado y aplicado, por ello resulta necesario dentro del proceso fortalecer las habilidades cognitivas como atención, concentración, memoria, lenguaje y funciones ejecutivas, de acuerdo con el ritmo individual de aprendizaje.

Fase 4. Retroalimentar, fortalecer y potencializar habilidades.

Solo evaluando podemos poner en contexto ese aprendizaje. Cuando aplicamos lo que aprendimos, podemos concluir que hemos avanzado en el proceso de cada estudiante. La evaluación permite en esta fase retroalimentar el planteamiento de la hipótesis inicial de cada estudiante. Además, permite fortalecer, optimizar, mejorar y transformar las estrategias pedagógicas y didácticas empleadas por el docente, para reformular lo necesario e iniciar con el objetivo del aprendizaje siguiente.  

En esta fase, se realiza un acompañamiento personalizado a los estudiantes que por diversos factores les ha costado decodificar el nuevo aprendizaje y aplicarlo a su contexto inmediato. Es entonces, cuando el docente de una manera significativa plantea micro objetivos que se liguen al ritmo de aprendizaje de estos estudiantes, buscando que ellos logren alcanzar sus objetivos a través de lo que se les facilita hacer y así, transformar las debilidades en fortalezas.

Play Video

Gracias por inscribirte a nuestra charla virtual

Te estaremos esperando :)

Gracias por tu mensaje , pronto responderemos

¡Mensaje enviado

con éxito!

Abrir chat